Ruidos del trabajo y Sonidos de Resistencia

por Jorge David

SÍ: alguien dijo “sonidos en resistencia”.

El año pasado (2013) fue un año de homenajes ruidistas. A un siglo del Arte de los Ruidos, manifiesto futurista de Luigi Russolo, varios artistas, colectivos e instituciones hicieron lo propio para recordar aquel ruidoso acontecimiento. Si bien raquítica en proporción con acontecimientos históricos “más populares”, vimos desfilar una serie de conciertos de noise, festivales, seminarios, libros, compilaciones… muchos de ellos reproduciendo el mito de “los grandes artistas del pasado” y/o aprovechando la ocasión para sacar provecho del “trending topic” del momento.

Simultáneamente, El Sueño de Tesla, Sonema y RadioLibre lanzaron una convocatoria abierta para participar en la conformación de un archivo compilatorio de RUIDOS que representaran la vida, las preocupaciones y las condiciones laborales de quienes son trabajador@s en nuestro actual sistema capitalista. Aunque esta convocatoria no se enunció como un homenaje al manifiesto futurista, sino como una reflexión sobre el trabajo con motivo del 1º de Mayo, el contexto “ruidero” del año hizo inevitable que se hicieran asociaciones con dicho manifiesto. Más aún, la idea de “retratar” el entorno laboral de nuestra época es afín a la intención futurista de que el “arte de los ruidos” reflejara los ruidos de las ciudades, y, a través de la industrialización y la guerra, el sonido de quienes viven y trabajan en ellas.

En uno de los comentarios que se hicieron a mi artículo ¿Alguien dijo Sonidos en Resistencia? (y que se publicó después como el nombre de No: nadie dijo sonidos en resistencia), Neural Xólotl nos confronta  con preguntas difíciles sobre la (in)eficacia del noise como agente de resistencia. Mi respuesta más honesta a Xólotl es: estoy de acuerdo en muchas de tus argumentaciones…y, sin embargo, al escuchar los Ruidos del Trabajo y Sonidos de Resistencia pienso que mi acuerdo tiene más un tono de duda que de resolución compartida. No por la compilación en sí misma, ni por la simpatía que siento hacia las asociaciones convocantes, sino por el ejercicio de colaboración, reflexión colectiva y práctica de medios de producción cooperativa que se echaron a andar en este proyecto. También por la aparentemente sutil -pero realmente incisiva- manera de homenajear un siglo de intervenciones ruidistas; un siglo de fascinación hacia las contradicciones del sistema socioeconómico que condiciona nuestras vidas.

Ante la posibilidad de escuchar los Ruidos del Trabajo y revisar el Dossier de la compilación, sobra abundar en palabras reseñantes. No hemos respondido directamente a la provocación de Neural Xólotl, pero en esta réplica indirecta, en este “echar la bola” a esta serie de “Sonidos de Resistencia”, podemos sostener que ALGUIEN DIJO, EFECTIVAMENTE, las palabras que creímos escuchar en el homenaje futurista del año pasado.

No fueron palabras accidentales, ni incidentales, ni superfluas. Fue una afirmación contundente que retoma y dialoga, de manera explícita, con aquellas once Tesis Sobre el Ruido de Mattin. Para cerrar nuestra réplica, transcribimos dichas tesis:

TESIS SOBRE EL RUIDO.

(Trad. Sísifo Pedroza):

I. ¿Qué carajos es el Ruido? Precisamente por su indeterminación, el ruido es la más sensual de las prácticas/actividades del ser humano. Tratar de ajustarlo o convertirlo en un género es algo tan jodido como creer en la democracia.

II. Si haces ruido se espera que alguien más lo escuche, lo cual significa que el Ruido es una actividad social.

III. La capacidad de hacer Ruido está disponible para todos, pero el potencial revolucionario del Ruido se encuentra sólo en aquellos que pretenden disturbar la forma cómoda de concebir el Noise -tal como M.A.N. señala en su website www.motheragainstnoise.com.

IV. Decir “esto es buen ruido” o “esto es mal ruido” equivale a perder el sentido de la discusión.

V. El Ruido sin significado ni finalidad es revolucionario sólo en la medida en que no sirva para beneficiar a nadie ni a nada.

VI. Esto no quiere decir que el Ruido pueda ser una actividad autónoma en el contexto del capitalismo. Pero mientras que ni el lenguaje ni las bombas te ayudan a destruir nuestra realidad, el Ruido nos ayuda a deshacernos de nuestra ansiedad.

VII. Es más importante joder las mentes de la audiencia que joderte los oídos -y viceversa.

VIII. El proceso de identidad que se genera cuando la gente está haciendo Ruido debe ser constantemente rechazado. Ser un “Ruidero” es aún más patético que ser un “músico”.

IX. Los trabajadores de las fábricas en siglos anteriores han sido indirectamente los más brutales y perseverantes ejecutantes de Ruido. El reconocimiento de nuestro pasado debe estar siempre presente.

X. La explotación económica sigue ocurriendo, aún cuando hoy en día la producción de Ruido no produzca un objeto. El proceso de hacer Ruido se ha convertido, en sí mismo, el objeto de valor de mercado tanto a nivel simbólico como financiero.

XI. La antigua concepción del ruido era creer en la libertad, la nueva concepción del Ruido es alcanzar al libertad.

Mattin
May 2006, London
Anti-Copyright
www.mattin.org

Advertisements

2 thoughts on “Ruidos del trabajo y Sonidos de Resistencia

  1. Escuché esa compilación el año pasado, a mí también me pareció un trabajo genial, Este año lo hicieron también? Transmiten ahora?

    • Hace rato entré a la página de Sonema, y estaban transmitiendo esta misma compilación, la del año pasado. No se veía ninguna convocatoria nueva… estaría bien investigar a ver si en otros lados andan haciendo cosas parecidas!

Comments are closed.